martes, julio 23, 2024
Google search engine
InicioGastronomíaLa Roda donde los Miguelitos se mezclan con Arte Renacentista y Noble...

La Roda donde los Miguelitos se mezclan con Arte Renacentista y Noble Historia

 

La Roda, un tesoro en sí mismo, se revela como un rincón tranquilo donde el tiempo parece detenerse. Este pintoresco pueblo, ubicado a orillas del río Júcar en Albacete, deslumbra con su combinación única de arte renacentista, arquitectura e historia. Convenientemente ubicado en la A-3, La Roda se ha convertido en una parada obligatoria para aquellos que viajan entre Valencia y Madrid, y viceversa. Pero La Roda no es solo un punto en el mapa; es un oasis lleno de encanto e historia.

Al explorar La Roda, nos sumergimos en una villa que ha vivido desde tiempos del Paleolítico, conservando vestigios de esa era en los alrededores. La denominación «La Roda» proviene de la época musulmana, específicamente del término «rotba», que se utilizaba para referirse al impuesto por el paso del ganado. Sin embargo, su renombre llegó con su integración a la Corona de Castilla, cuando se convirtió en el hogar de familias adineradas que dejaron su huella en la arquitectura del lugar. Esta arquitectura, testigo de la opulencia pasada, se despliega majestuosamente en el casco histórico de La Roda, invitando a los visitantes a disfrutar de un paseo tranquilo entre sus calles empedradas.

Mientras que la historia y la arquitectura de La Roda son fascinantes, no se puede hablar de este encantador pueblo sin mencionar sus delicias culinarias. La Roda es conocida por sus platos tradicionales y postres exquisitos, destacando los célebres «Miguelitos». Estos pastelitos, hechos con hojaldre y crema pastelera, se han ganado un lugar especial en la memoria de quienes tienen el placer de probarlos. La historia de los Miguelitos comienza con la amistad entre un pastelero y un aldeano llamado Miguel. Tras la aprobación entusiasta de su amigo al probar estos deliciosos pasteles, decidieron bautizarlos con el nombre de Miguelitos. El resto, como dicen, es historia.

La Roda se erige no solo como un destino geográfico, sino como un viaje a través del tiempo, donde el arte, la historia y las delicias culinarias convergen para ofrecer una experiencia única. En cada rincón de este pueblo, la esencia manchega se despliega con nobleza y encanto, recordándonos que La Roda es mucho más que un lugar de paso: es un destino que captura corazones y paladares por igual.

We wandered the site with other tourists

 

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

Recent Comments